Hace algunas semanas publicábamos en estas páginas un artículo sobre la opinión de cinco profesionales que se habían trasladado a Málaga y que nos contaban el por qué de esta decisión.

En general, las personas a las que se entrevistó para la confección del escrito coincidían en que Málaga cuenta con buenas infraestructuras y comunicaciones, que es fácil emprender en ella y que se trata de una ciudad en la que es sencillo equilibrar la vida con el trabajo.

Y eso es algo en lo que, al parecer, están de acuerdo todos los emprendedores y empresarios que acaban instalándose en la capital de la Costa del Sol, ya que, volvimos a entrevistar a otras cinco personas, y coincidieron, exactamente, en esos mismos puntos.

Sin embargo, cada uno de los entrevistados en esta ocasión destacó, además, otras muchas cualidades que hacen de Málaga uno de los puntos geográficos más atractivos del planeta para vivir y trabajar.

La branch manager de CIKLUM, Svetlana Jefimova, por ejemplo, quiso destacar, además de la conectividad y la calidad de vida, “el talento local, los costes” y la “facilidad para empezar un negocio”.

Insistió, además, en que la reubicación de su personal fue todo éxito. “En mi caso fue muy fácil porque llegué aquí sintiéndome malagueña por lo que en la primera semana me pareció como volver a casa”.

Jefimova alabó las infraestructuras de la ciudad y explicó que, a su parecer, “es bueno tener la opción entre coger un avión o un tren AVE”. Insistió también en el “gran equilibrio entre lo personal y lo profesional” que hay en Málaga.
Por su parte, el presidente de Fujitsu Ten, Tadao Kawasaki, explicó que dudaban entre Málaga y Granada pero que, al final, la cercanía al puerto de Algeciras terminó por zanjar la decisión. Esa cercanía, indicó “es de gran ayuda para las importaciones y las exportaciones, y también tenemos muchas visitas por lo que nos resulta cómodo y también el aeropuerto de Málaga”.

Incidió también en que “los costes son mejores que en otros países europeos” y en que al tener “Universidad” Málaga es un lugar en el que “hay mucho conocimiento técnico. Y eso hace que sea fácil encontrar buenos empleados”.

Por otro lado, el director gerente de Malaga Aerospace Defense & Electronic Systems, Jean Franco Montalván, insistió en lo fácil que es la “adaptación” en Málaga. “Soy neoyorquino”, explicó, “pero he tenido la suerte de vivir y trabajar en cuatro continentes, he vivido en China, en Centroamérica, a lo largo de Norteamérica, Puerto Rico y he participado en numerosos proyectos a lo largo y ancho del mundo”, y en Málaga, “ha sido fácil adaptarse, encontrar casa fue sencillo: la ciudad provee cantidad de actividades y la gente es muy simpática”. “Fue un proceso fluido”, concluyó.

Montalván coincidió con los demás entrevistados en que Málaga “es relativamente menos cara que otras ciudades” e incidió en las buenas comunicaciones y “alta” calidad de vida como otros de los factores a tener en cuenta a la hora de decidirse por la ciudad.

En otro orden de cosas, el director gerente de Outsource Forever, Peter Rajalin contó que la decisión de ubicarse en Málaga partió de un estudio realizado por su empresa en el que también se contempló a Canadá y a Chipre como otros posibles candidatos. “Vine a Málaga a dos seminarios” continuó, “y pude comprobar por mí mismo, como CEO, que funcionaba, y así se lo comuniqué a la Junta Directiva: -tengo claro que es Málaga-, les dije”.

“Si tuviera que dar una sola razón importante para que las empresas viniesen a Málaga sería que el ambiente es positivo para el emprendedor”, dijo también, y concluyó manifestando que se trata de una ubicación “rentable”.

Por último, la directora de HR Business Partnering de The Workshop, Raquel González, explicó que, a su parecer, Málaga es una ciudad con un gran atractivo para expatriados de toda Europa y de otras ciudades españoles y que, además, “el entorno empresarial en Málaga es cada vez más atractivo y dinámico”.

“Málaga tiene varios aspectos positivos para los inversores”, continuó, “como la proximidad al aeropuerto” o “el equilibrio entre los profesional y lo personal” debido a “que las distancias entre las zonas empresariales y las residenciales son cortas”.

En esta línea indicó que, al no tardarse mucho tiempo de casa al trabajo y viceversa, “queda tiempo libre para la conciliación”. A su vez insistió en la importancia de “la luz y el cielo azul de Málaga” ya que “la mayoría, al terminar su jornada aún puede disfrutar de horas de luz para desempeñar actividades al aire libre”.

Si tuviera que incidir en una razón para que alguien se instalara en Málaga, concluyó, sería que “sus empleados serían más felices y permanecerían aquí más tiempo que en una gran ciudad”. A este respecto dijo conocer a mucha gente que se ha mudado a Málaga por trabajo y ha acabado comprando una casa porque ha pensado “este es mi hogar porque aquí es donde realmente puedo tener una vida”.