invertir en comercio en Málaga

Comercio

Ya desde el año pasado el sector del comercio vuelve  a cerrar con cifras positivas, e incluso crece ligeramente, tras los malos resultados de los años de crisis económica. Este repunte se mantiene gracias al incremento de la confianza de los consumidores, que propició un mayor consumo, y repercutió en una mejora también en la generación de empleo.

El año 2017 puede calificarse como favorable en términos generales, siendo los meses de noviembre y diciembre los que provocaron un mayor aumento de las ventas.

A nivel nacional, en el último mes de 2017 las ventas del comercio al por menor experimentaron un repunte del 1,5% respecto al mismo mes de 2016, con una tasa 1,7 puntos inferior a la de noviembre. Con este avance, las ventas del comercio minorista encadenaron en diciembre dos meses consecutivos de alzas interanuales.

Han sido las grandes cadenas las que más vendieron, con un incremento del 3,1% con respecto al año precedente, mientras que las grandes superficies de venta también mejoraron su facturación un 1,6%. En esta denominación entran las cadenas de supermercados, hipermercados, marcas del textil, electrónica, juguetes, equipamiento del hogar, etc.

De todo este grupo sólo empeoraron su facturación las pequeñas cadenas, con un recorte del 0,8%. En concreto, los supermercados, hipermercados y los establecimientos que venden alimentación mejoraron sus cifras, pues, según el INE, las ventas de alimentación crecieron un 2,1%.

En Andalucía hay 106 centros , 24 de ellos se encuentran en la provincia de Málaga, representan el 23% de toda Andalucía. En 2017, los datos que se manejan sobre las ventas han mejorado con respecto a los del ejercicio anterior, cerrando el ejercicio en cifras positivas con un incremento a nivel nacional del 4,3%; gracias a este incremento, el empleo también tuvo una buena evolución.

En 2017, el número de comercios en la provincia de Málaga ascendió a los 30.000, lo que engloba al 21% de todos los comercios de Andalucía (147.886), siendo las principales actividades las dedicadas a alimentación, textil, calzado y hogar.

En el último trimestre del año, se registraron en Málaga un total de 21.299 contratos en el sector. Se observa así un crecimiento, respecto al mismo trimestre del año anterior, del 3,98%.

Respecto a los canales y herramientas de comercialización, la calidad del servicio y la diferenciación de sus productos son los principales argumentos de venta para los empresarios del sector. Buscando esta diferenciación, la adaptación a las nuevas tecnologías empieza a evidenciarse con cifras positivas.

Comercio digital

La llegada de la crisis ocasionó la búsqueda de nuevas formas de venta, siendo la más relevante el comercio online, la crisis animó a las pymes a abrir tiendas en Internet, después de unos años en los que las empresas que abrían en la Red veían cómo se incrementaban sus ventas, ahora se demuestra su peso en sector del comercio, siendo un canal importantísimo en el que la venta online ha aumentado en 2017, gracias en parte a la creciente implantación de soluciones Cloud Computing, que el año pasado estaban introduciéndose, y que este año, en muchos casos, ya son una realidad. Las pymes de moda y complementos y alimentación son las más partidarias de incluir el e-commerce en sus negocios.

Por último, debe resaltarse que uno de los principales problemas en el sector hasta el momento ha sido  la escasez de recursos financieros, en donde sigue siendo dificultoso el acceso al crédito, aunque empieza a una pequeña mejora por parte de las entidades financieras.