invertir en tecnologia e innovacion en Malaga palacio de ferias y congresos

Tecnología e Innovación

Según se puede apreciar, desde 2014 la inversión española en I+D va aumentando, pero en cantidades moderadas, ya que la coyuntura económica sufrida en ejercicios anteriores, por cuenta de la crisis económica, ha tenido consecuencias ineludibles para el sistema de innovación.

Las empresas empezaron a contraer su inversión en I+D desde el comienzo de la crisis, aunque en el ámbito público no se notaron los efectos hasta 2011. La aceptación del nuevo escenario y la asimilación de que para mantener la competitividad es necesario mantener la capacidad investigadora y de innovación empresarial, es lo que ha hecho que el descenso haya sido más moderado.

Particularizando en Málaga, la realidad malagueña nos permite identificar en la capital un colectivo cada vez mayor de empresas con potencial tecnológico, concepto más integrador que nos permite incluir tanto a empresas de base tecnológica (EBTs) como a aquellas que hacen un uso intensivo de la tecnología.

Las empresas tecnológicas juegan un papel protagonista en la economía, pero es importante resaltar que la aplicación de la tecnología a cualquier sector de actividad incide en la productividad, la optimización de los procesos y la capacidad de trabajo de los equipos humanos.

Respecto a la innovación, el tejido productivo malagueño lo asimila como un valor estratégico, pero la realización de inversiones en I+D de forma estricta es aún mejorable. Las empresas de la provincia se encuentran en una continua búsqueda de la mejora competitiva, especialmente a través de actividades de I+D interna y formación para actividades de innovación. Estas últimas, dedicadas específicamente al desarrollo o introducción de productos o procesos nuevos o mejorados.

Por otro lado, se acometen frecuentemente inversiones en maquinaria, software… que mantengan el nivel competitivo de la actividad empresarial. La explicación más razonable apunta a que la difícil situación económica atravesada por las empresas las ha conducido a orientarse más al resultado inmediato, intentando estar a la altura de las exigencias del mercado y explotando lo mejor posible los recursos con los que cuentan, centrándose menos en explorar, detectar y plantear nuevos retos que hagan que la empresa se adapte a los escenarios futuros para ser sostenibles y competitivas en el tiempo.

Todo lo anterior nos lleva a concluir la necesidad de seguir apoyando las políticas de apoyo a la innovación para las empresas como medio para vertebrar el tejido productivo y aumentar la competitividad en términos absolutos.

En este sentido, se puede destacar  la Estrategia de Impulso del Sector TIC 2020 de la Junta de Andalucía destinada a apoyar el desarrollo de la actividad económica vinculada a las tecnologías de la información, y que entre otros objetivos plantea crear 5.000 nuevos empleos en este sector.

Así, entre las principales metas para los próximos años, el documento propone aumentar en más de un 25% el peso de estas actividades en el PIB regional respecto a 2013; en un 15% el número de ocupados; en un 30% el gasto interno en I+D de las empresas y en otro 30% el volumen de las exportaciones.

No debemos olvidar otro elemento tractor como son los Clusters.  Destacar en Málaga los de SmartCity, Marítimo Andaluz, ferroviario o el aeronáutico, que se convierten en apuestas estratégicas para la generación de riqueza, empleo y proyección de la provincia.

Resaltar también, el Polo de Contenidos Digitales de Málaga, primero de estas características en España, que tiene como objetivo acelerar ideas, proyectos y empresas tecnológicas que trabajen en el sector digital, ya sea en el campo de videojuegos, realidad virtual, hologramas, marketing digital, ‘mapping’ o ultra-alta definición, entre otras muchas disciplinas.

En los primeros nueve meses desde su apertura, el Polo de Contenidos Digitales de Málaga ha generado un impacto económico de siete millones y medio de euros y sus actividades en este periodo han atraído a unas 60.000 personas.

Entre las actividades impulsadas destacan la celebración de “Gamepolis”, conocido como el mayor festival de juegos de Andalucía; la Liga e-Sports, con más de seis mil espectadores; el Observatorio de Realidad Virtual; el evento sobre videojuegos Málaga Jam y la Convención internacional de manga, cómic y series “FreakCon”.

Recientemente, el Ayuntamiento de Málaga ha anunciado la ampliación de sus instalaciones, pasando de 6.000 a 12.000 metros, ante la gran demanda que están ejerciendo productoras audiovisuales interesadas en ubicarse en este espacio. De hecho, es una sola productora la que va a ocupar, en un principio, el espacio de ampliación, haciéndose cargo también de las obras de acondicionamiento necesarias. Igualmente también se ha anunciado la próxima incorporación de Samsung.

Una cuestión adicional que conviene plantearse para mejorar los niveles de innovación y tecnología es la relación Universidad-Empresa. Sin lugar a dudas, la Universidad funciona como un agente relevante en este escenario como fuente de generación de conocimiento, con una contribución notable sobre el desarrollo tecnológico.

La tecnología se convierte en un elemento tractor de la economía, y transversal a cualquier actividad, pero también es necesario verlo desde la oportunidad que supone para la generación de nuevos negocios. En este sentido, se identifican las siguientes áreas o ámbitos tecnológicos que comienzan a ser una realidad: geolocalización, movilidad y ubicuidad; soluciones en la nube; realidad aumentada; drones; generación de experiencias en línea;  identificación, seguridad y  medios de pagos; redes; tecnologías verdes; biomediciona y e-health; internet de las cosas; big data y open data y robótica.