Si la demanda del mercado residencial inmobiliario de Málaga está en alza, también lo está en el punto de mira de los inversores en cuanto a locales para oficinas, según se indicó recientemente en un foro organizado por la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP).

Así, la capital de Málaga se está posicionando como alternativa a grandes ciudades como Barcelona y Madrid -por motivos como la “incertidumbre política” de la primera y el “agotamiento” de la segunda-, con índices de rentabilidad que han caído a un 3,25% en zona prime y un 6,25% en zona periférica. Según expertos, en Málaga la rentabilidad en zona prime estaría entre el 5% y el 7,5%.

El director de División de Inversiones de Savills Aguirre Newman, Pablo Méndez, explicó en el marco de la reunión que Málaga “tiene una oportunidad que no puede desaprovechar” ya que “existe demanda de oficinas no satisfecha en Málaga, por lo que se abre una gran oportunidad inversora”.

Y es que, según estudios realizados por esta consultora, Málaga Capital ya ha alcanzado niveles de contratación y ocupación similares a los previos a la crisis. Esto lo certifican datos como que la ocupación actual del espacio terciario en la capital es de 600.000 metros cuadrados, -gran parte del mismo se sitúa en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA)-, y los niveles de ocupación en la zona Centro y en el área aledaña a Vialia son del 90%.

Y es ese tipo de zonas, precisamente –céntrica-, la que buscan las empresas, según Méndez. Porque, explicó, la forma de trabajar está cambiando y muchas empresas prefieren entornos más urbanos para los trabajadores. Para el experto de Aguirre Newman, algunas zonas que podrían desarrollarse en este sentido podrían ser Martiricos o La Térmica, u “oficinas mirando al mar”.

En el foro se puso de manifiesto que los precios de arrendamiento en Málaga están en unos 12 euros/metros cuadrado de techo ¿Cuál es la medida exacta?, con máximos de 18 euros euros/metros cuadrado de techo, lo que convierte en atractiva la posibilidad de invertir en el sector. Esta tendencia continuará en 2018, y se prevé que los arrendamientos alcancen, en el presente año, un volumen récord.