Fue hace 10 años cuando Málaga, en colaboración con Endesa, empezó a construir la ciudad del futuro. El Proyecto se llamó Málaga Smart Living Lab: consistente en un laboratorio al aire libre de investigación y desarrollo, un ecosistema innovador donde todas las redes inteligentes conviven en un entorno real. El principal objetivo del mismo es tener un análisis completo y sacar conclusiones acerca de los retos presentes y futuros para construir una ciudad inteligente por completo.

Estas innovaciones han permitido un ahorro de más del 30% en el consumo eléctrico y una disminución del 25&% en las emisiones de CO2, convirtiendo así a Málaga en una de las ciudades más sostenibles del mundo.

Algunos proyectos en marcha:

  • Paloma (Prototipo para la operación alternativa de activos de movilidad): A través de un sistema de electricidad soterrado, los autobuses pueden cargan su batería. Con esta iniciativa los autobuses tienen doble autonomía. Málaga ha sido la primera ciudad en España en usar este método.
  • Pastora (Análisis preventivo de redes inteligentes con operación en tiempo real e integración de activos renovables): Se aplica la inteligencia artificial en la red eléctrica de la ciudad para poder resolver y prevenir incidencias.
  • Mónica (Monitorización y control avanzado de las redes de distribución de media y baja tensión): Gracias a la información obtenida de contadores y medidores, es posible comprobar en tiempo real la situación de la red de media y baja tensión.

Con el apoyo del Ayuntamiento de Málaga, en colaboración con muchas entidades y empresas privadas, el Smart Living Lab se ha convertido en un proyecto de referencia internacional. Desde que nació en 2009, más de 70 empresas se han interesado en el y más de 30 centros de investigación y universidades de todo el mundo. Como muestra de esta proyección internacional como laboratorio vivo, en 2017 nuestro proyecto malagueño recibió la certificación ENoll (Red Europea de Laboratorios Vivos).

Como miembro de ENoll, Málaga está promoviendo el intercambio de conocimiento con otros laboratorios vivos, administraciones públicas de muchos países y profesionales de todo el mundo, esto supone una ventana de oportunidades en la atracción de inversores extranjeros.