Entre el pasado 13 y 19 de enero Málaga acogió la tercera edición de este evento, un punto de encuentro enfocado en el turismo idiomático organizado por la Asociación de Escuelas de Español para Extranjeros en Málaga (NACEM), cuyo principal objetivo es destacar la importancia de aprender español, teniendo en cuenta Málaga como referencia de destino.

Sergio Cuberos Lara, Presidente de la Cámara de Comercio de Málaga; y José María Casero de la Hinojosa, Presidente de NACEM, inauguraron esta edición orientada a profesionales del turismo idiomático tales como profesores, representantes institucionales, académicos superiores y consultores educativos, entre otros. Durante una semana se celebraron diversos talleres, coloquios y mesas redondas. En conjunto, esto dio lugar a un análisis exhaustivo de la posición de la lengua española en el mundo y el papel que Málaga ejerce en él.

Históricamente, Málaga ha sido pionera en el turismo idiomático, en 1947 fue la primera ciudad de España que ofrecía cursos de español para extranjeros. En la actualidad tiene 23 centros reconocidos por el Instituto Cervantes, de los cuales 14 se encuentran en Málaga ciudad y 9 alrededor de la provincia. Promover el turismo idiomático es una de las prioridades de la ciudad, ya que este genera aproximadamente 19.000.000 millones de euros gracias a los más de 19.000 estudiantes extranjeros en centros malagueños.

Por países, Alemania trae el 20% del total. El segundo país es Italia con un 16% de estudiantes, Polonia ocupa la tercera posición con un 7%, seguido de Dinamarca, Reino Unido y Holanda. El incremento de estudiantes procedentes de países de larga distancia es importante, en este sentido durante 2018 China trajo un 45% más que en 2017, Corea del Sur un 30,75% más; Canadá un 21,49% más. En cuanto a edades, un 37,43% tiene entre 15 y 18 años y un 20,88% entre 19 y 24. Los estudiantes se quedan alrededor de 2 semanas en Málaga y tienen un coste medio de 840 euros. Además del método de enseñanza, los estudiantes valoran nuestro estilo de vida, oferta cultural y, por supuesto, el clima.

El hecho de que Málaga sea una de las ciudades más importantes de España para aprender español, es una razón más a tener en cuenta por empresas extranjeras. Si deciden invertir e instalarse en Málaga, tienen fácil acceso a cursos de español, tanto los empleados como sus familias.